La movilidad de las mujeres en transporte público: acoso sexual

La movilidad de las mujeres en transporte público: acoso sexual

Según la investigadora y especialista Ana Falú; en las últimas décadas, las ciudades se han construido y reconstruido a través del paradigma de la modernidad, reproduciendo así un sistema que integra la exclusión y la desigualdad como estructuras de su funcionamiento.

Y es en este contexto de desigualdad social, económica y de género en el que las mujeres se desplazan todos los días dentro de las ciudades. Poner este tema tanto en las agendas sociales como en la urbanas, es de suma importancia ya que la mitad o más de los usuarios del transporte público son mujeres y niñas, advierte Falú.

La movilidad de las mujeres

La movilidad de las mujeres y sobre todo en transporte público, posee diferentes dinámicas. Los desplazamientos de ellas son recorridos múltiples y diversos debido a las tareas que por su rol de género les son asignadas como: cuidar a los padres, atender a los niños, ir al supermercado, entre otras.

A diferencia de la movilidad de los hombres la cual tiende a ser lineal, es decir, que no desempeña actividades de cuidador como las mujeres si no que se limita generalmente a ir y venir a su trabajo.

 

También te puede interesar: Ciudades Seguras para las mujeres: como el urbanismo puede colaborar. 

 
 

Acoso sexual en transporte público

Como se describió anteriormente, las mujeres no solo hacen viajes a sus trabajos y debería ser inaceptable que en medio del desempeño de sus actividades sufran violencia de género a través del acoso mientras se desplazan a dichas actividades.

El acoso sexual en el transporte público tiende a ser parecido en las ciudades latinoamericanas, según la encuesta de la Fundación Thomson Reuters, muestra que dichas ciudades poseen el transporte público más peligroso para las mujeres. Además, dicha encuesta posicionó a Bogotá, la Ciudad de México y Lima (en ese orden), como las ciudades con el sistema de transporte público más peligroso para las mujeres.

 

 

Casi 8 de cada 10 mujeres, se sienten inseguras en el transporte público; ¿has sido víctima de acoso sexual?

Casi 8 de cada 10 mujeres se sienten inseguras en el transporte público, el cual actualmente representa un factor de riesgo para las mujeres. A nivel nacional en México, el INEGI estima que, en 2021, el 24.7% de las mujeres sufrió acoso sexual, en comparación de los hombres donde se estima que el 6.9% lo ha sufrido.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana 2021, el 76.2% de las mujeres se sienten inseguras en el transporte público.

 

Con respecto a Sinaloa, la Fiscalía General del Estado, mostró que enero cerró con 23 delitos de índole sexual hacia mujeres en todo el estado, de los cuales 9 fueron reportados en Culiacán.

 

El acoso sexual como problema de salud pública

Por otra parte, desde 2013, la OMS reconoció las consecuencias que tiene el acoso sexual en la salud pública; indicando que las niñas y mujeres soportan la carga más abrumadora con consecuencias en su salud reproductiva, salud mental, problemas conductuales y hasta resultados mortales.

 

Te puede interesar: Espacio Público y Acoso Sexual

 
 

Programas oficiales contra acoso sexual en transporte público

Actualmente en México existen diversos programas de Gobierno que comienzan a considerar la seguridad pública en el transporte y espacios públicos desde la perspectiva de género.

Programas como “Camina libre, Camina Segura” implementado en la Ciudad de México, o el “Programa Estatal Mujer Segura en el Transporte y Espacios Públicos” en el Estado de Veracruz, son ejemplos de cómo el problema de violencia de género en los espacios públicos comienza a materializarse en políticas públicas para el desarrollo urbano, una deuda histórica hacia las mujeres que apenas se intenta saldar.

Sin embargo, y a pesar de la existencia de programas federales y estatales, en lo que corresponde a Sinaloa, de momento no se cuenta con un programa ni estatal ni a nivel de municipios. Que considere el abordaje de la seguridad pública desde una perspectiva de género concretamente como lo hacen la Ciudad de México o el Estado de Veracruz. Lo único cercano a esto es el “Programa Estatal para la Igualdad y No Discriminación entre Mujeres y Hombres”, pero desde el título ya se percibe la falta de perspectiva de género. Ya que sitúa a las mujeres y a los hombres en la misma línea, es decir; cómo si los hombres sufrieran la misma cantidad de violencia, acoso y desigualdad que las mujeres; cuando está más que demostrado que no es así.

 

Transporte publico y acoso sexual

 
 

Escasa información

Es escasa la información que hay con respecto a datos estadísticos de acoso sexual, no sólo en transporte público, si no en los demás espacios. Y cuando se encuentra un poco, está mal tipificada.

Desde ahí se hace presente la cantidad de atención e importancia que se le da a esta clase de delito que suele ser menos denunciado y, por tanto, de los más impunes.

 

Hagamos valer el derecho de la mujer a una vida libre de violencia

Dicen por ahí que solo se mide lo que nos importa, y el acoso sexual es un tema de importancia y trascendencia. Por lo que se hace una invitación a los diferentes actores de la ciudad; a la academia a generar mayor investigación, a los organismos y dependencias de Gobierno a tipificar y medir de manera más eficiente esta clase de delitos y a la sociedad civil a informarse y sensibilizarse para así hacer valer sus derechos dentro de la ciudad.

Y como es el caso de las mujeres, a que se les haga valer su derecho a una vida libre de violencia en cualquier espacio, público o privado.

 

También te puede interesar: Las mujeres y el derecho a la ciudad

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares