Movilidad y Accesibilidad: El desafío de una persona con discapacidad

Como observamos, la ciudad de Culiacán no se ha desarrollado orgánicamente en base a su uso y necesidades humanas. Ésta ha sido dirigida a ser un sitio donde el derecho a la movilidad y accesibilidad libre y segura no responde de forma equitativa para todos los usuarios de la vía pública.

Cada mañana, como la gran mayoría, cuando nos dirigimos apresurados a nuestros empleos, escuela o cualquier destino. Cada vez que permanecemos en alguna esquina por minutos esperando nos cedan el paso y cuando hemos estado expuestos a algún siniestro. Esto es realmente causado por el déficit o inexistencia de infraestructura destinada al uso peatonal y a la presencia de elementos que encontramos al salir de casa que no permiten tener un tránsito adecuado.

Ciudades para personas con discapacidad

Aún cuando peatones son el blanco vulnerable de las ciudades, existe un subgrupo el cual recibe aún menos beneficios en todos los planes e intervenciones que se vienen desarrollando. Este grupo, son las personas con discapacidad. Personas que realizan nuestras mismas actividades cotidianas y que de igual manera merecen disfrutar de lo que nos ofrece la ciudad, cada espacio público y de cada calle por donde se desee circular.

Quienes viven con algún tipo de discapacidad afrontan situaciones que la sociedad que no presenta esta condición no percibe. Esta es una de las razones por lo que no se consideran y se olvidan sus necesidades. El residir en una ciudad en la cual te resulta casi imposible transitar, donde hay sitios que no puedes visitar por no tener acceso, donde la banqueta se encuentra llena de barreras y obstáculos, donde hay transporte pero no puedes utilizarlo resulta en una ciudad que no te hace parte de ella. 

Estos factores son el origen de múltiples problemas, como la dificultad para acceder a espacios públicos que no cuentan con  rampas o bien que no cumplen con las especificaciones de acuerdo a la norma. Banquetas en estado precario presentando desniveles y obstrucciones por instalaciones, además de la presencia de comercios informales y publicidad no regulada. O bien, la ineficiencia del transporte público que ofrece la ciudad, pues no es incluyente.

Conoce la historia de Juan Pablo

Juan pablo de 54 años de edad, vive con discapacidad motora en una de sus piernas. Para moverse de un lugar a otro necesita de un bastón. Es una persona que no tiene la capacidad de realizar movimientos que impliquen subir escaleras, bajar o subir pendientes pronunciadas y quien diariamente necesita dirigirse a su trabajo en el Centro de la ciudad en transporte público, acción que le resulta complicada, pues en ocasiones requiere de ayuda para abordar el autobús.

“Me gustaría que las banquetas estuvieran más anchas, porque en ocasiones si voy caminando las personas que vienen detrás de mí se enojan porque les estorbo, también que hubieran mas rampas porque para mi es difícil subir banquetas por mi condición, por suerte por donde camino si hay, pero si me muevo hacia otra parte a veces no hay o están levantadas por las raíces de los árboles o hay negocios que no dejan pasar”.

Entonces, ¿Qué necesita nuestra ciudad?

Contrarrestar estas barreras de la movilidad a través de políticas y la gestión de proyectos inclusivos. Es necesario también el impulso de campañas educativas que sensibilicen a la ciudadanía, buscando generar empatía hacia este grupo de personas. 

Accesibilidad, movilidad y discapacidad

A través de un diseño urbano, que priorice la movilidad para todas las personas, para así detectar las necesidades humanas para las que se propondrán estrategias y acciones que darán solución a todas estas problemáticas.

Todas estas acciones se basan en la “Carta Mexicana de los Derechos Peatonales”, la cual establece los derechos que tienen  peatones y los grupos segregados de la población como niños, adultos mayores, personas con discapacidad, personas con movilidad limitada, débiles visuales, personas que empujan carriolas, entre otros.

 


Autor: Ernesto Rivera. Diseñador Urbano y del Paisaje por la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS). “Navegante urbano comprometido con idear soluciones creativas que devuelvan la vida a la calle”

One thought on “Movilidad y Accesibilidad: El desafío de una persona con discapacidad”

  1. Las personas con discapacidad y personas adultas mayores que habitan en zonas perifericas tienen necesidades de movilidad que solucionan con servicios de transporte (privado o publico) de baja capacidad, tales como microbuses o camiones. Para lograr condiciones de movilidad autonoma y segura en las periferias es necesario mejorar la accesibilidad y seguridad de sus viajes, en particular en las paradas donde se realiza el ascenso y descenso de estas unidades de transporte publico. Un tema fundamental resaltado como una necesidad clave para mejorar la movilidad de las personas con discapacidad y personas adultas mayores es la mejora de su certidumbre y seguridad al moverse, en particular en los lugares de espera del transporte, asi como los momentos de ascenso y descenso al transporte publico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares