BID – UNIANDES: CÓMO IMPULSAR EL CICLISMO URBANO

Las autoridades urbanas están prestando cada vez más interés en promover la bicicleta como medio de transporte en sus ciudades. Hacerlo permite estilos de vida bajos en carbonodisminuir la congestión vehicularreducir tiempos de viaje, favorecer los encuentros ciudadanosevitar la contaminaciónmejorar la salud de las personas y promover la equidad.

Promover el uso de la bicicleta en las ciudades requiere una conciencia clara de las necesidades de sus usuarios y una preparación administrativa, humana, financiera y técnica para atenderlas.

Por lo anterior, el Banco Interamericano de Desarrollo en coordinación con la Universidad de Los Andes de Colombia, desarrolló esta guía con el objetivo de orientar a los gobiernos locales de América Latina para promover de forma eficiente, segura y responsable el uso de la bicicleta como medio de transporte urbano.

En ella se ofrecen seis capítulos correspondientes con recomendaciones específicas para preparar a las instituciones que dirigen los procesos de planeación, implementación y seguimiento de políticas públicas de movilidad urbana.

 

  1. Definir una visión: el plan maestro de la bicicleta.
  2. Modificar las organizaciones en dos aspectos: enfoque y estructura.
  3. Explorar tres fuentes de financiación: Gobierno nacional, Organismos multilaterales y Gestión del espacio público.
  4. Fortalecer relaciones con cuatro socios estratégicos: las organizaciones ciudadanas, la empresa privada, los medios de comunicación y las instituciones educativas.
  5. Alinear cinco instrumentos de planeación: políticas, programas, planes, proyectos y matrices de resultados.
  6. Articular el Plan Maestro de la Bicicleta con otros seis instrumentos de planeación urbana o regional. (Recurrentes en América Latina)

 

En América Latina, las soluciones de movilidad urbana en muchos casos están basadas en los conceptos de planificación vial de los Estados Unidos y Europa de los años cincuentas y sesentas. Esta manera de planificar le da prioridad al flujo del tráfico motorizado, a costa de la seguridad vial y las necesidades de conectividad y directividad de los peatones y ciclistas.

Para incorporar criterios de diseño ciclo-inclusivo a largo plazo, es necesario que se revalúen diseños viales y criterios de planeación urbana del pasado, para otorgarles un enfoque de integración de modos e inclusión que reivindique la importancia de la escala humana, procurando mejorar la caminabilidad y accesibilidad de las ciudades.

 

¡El nuevo foco de la planeación de la movilidad no está en los vehículos motorizados sino  en la escala humana!

 

 

Conoce más en:

Como-impulsar-el-ciclismo-urbano-Recomendaciones-para-las-instituciones-de-America-Latina-y-el-Caribe

 

¡Conoce nuestras propuestas para ciclovías en Culiacán en Plan Avanza!


Luis Angel GonzalezAutor: Luis Ángel González Valenzuela. Arquitecto por la Universidad Autónoma de Sinaloa en México y la Universidad de la Costa en Colombia. Fue Especialista en Pensamiento Estratégico Urbano por el Centro Iberoamericano de Desarrollo Estratégico Urbano (CIDEU). D. E. P.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares