La movilidad como Derecho Humano universal

La movilidad como Derecho Humano universal

Movernos se ha vuelto un derecho humano universal, pero en las ciudades actuales este parece quedar vulnerado ante la prioridad ofrecida al automóvil privado. Movernos, va más allá de caminar a la tienda de la esquina en nuestra comunidad, hablamos de una necesidad de poder trasladarnos de un punto a otro con ciertas comodidades y seguridad.

Con el incipiente crecimiento de las ciudades, los lugares de trabajo, las escuelas, los edificios públicos, las áreas de esparcimiento, entre otras, empezaron cada día a estar más alejadas de nuestros hogares, la necesidad y el derecho a movernos empezó a convertirse en un problema con lógicas soluciones, sin embargo, estas siguen siendo desplazadas por alternativas para nada eficientes.

Derecho a la Movilidad: Declaración de la CNDH México

Entendiendo a la movilidad como un derecho – tal cual lo estipuló la Cámara de Diputados de México en 2015 – la ciudadanía merece opciones para moverse en su ciudad. Opciones que prioricen a la movilidad de personas y no a la movilidad de automotores.

Movernos se ha vuelto una necesidad y en las ciudades actuales este parece quedar vulnerado ante la prioridad ofrecida al automóvil privado.

A diario, personas de todas las edades, pero de ciertas clases sociales viven un calvario para llegar de un punto a otro, con transportes públicos ineficientes, caros, desarticulados y con muy poca calidad.

Por otro lado las y los ciclistas se enfrentan a graves problemas de seguridad vial en las calles de las ciudades, con riesgo a ser víctimas de siniestros y/o accidentes de tránsito.

Como peatones nos enfrentamos en cada momento a ciudades poco amigables con la necesidad de caminar. Si andar en bici no es suficiente y el transporte público no logra satisfacer esa necesidad de transportarnos. Entonces caminar es otra respuesta, pero ¿con qué nos hemos topado? con una ciudad hecha para los autos y no para las personas. 

Carta Ilustrada de los Derechos Peatonales

Moverse es una necesidad que se ha convertido en un lujo para algunas personas.

Otros pocos, pero que parecieran muchos han logrado “satisfacer” esa necesidad de moverse, al transportarse en automóvil privado, esto nos da una respuesta poco favorecedora y un mensaje erróneo. Si posees suficiente capital, puedes acceder a ese derecho llamado movilidad. 

Es aquí donde la necesidad de muchos, se ha vuelto aprovechada por otros pocos. Hace unas décadas los modelos de la ciudad ideal apuntan a ciudades para los autos. Actualmente se busca cambiar este paradigma para tener ciudades a escala humana. Las ciudades deben priorizar el acceso a una mejor movilidad sin distinciones, sin desigualdad. 

En México, desde el 2015 la Movilidad fue constituido por la Cámara de Diputados en los artículos 11 y 73 de la Constitución para incorporar a través de ellos, al más alto rango constitucional, el derecho universal a la movilidad.

El derecho a la movilidad está basado en los principios de solidaridad, libertad, equidad, dignidad y justicia social, y tiene entre otros fines mejorar las condiciones de vida, armonizar la convivencia, así como el oportuno acceso a otros derechos humanos.

Pero ¿Nuestros gobiernos, locales, estatales y federales han dado cumplimiento a esta constitución?, ¿Qué tanto ves en tu ciudad vulnerado tu derecho a la movilidad?, ¿Realmente existen en nuestras ciudades modelos de movilidad eficiente?

Este 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos es importante poder reflexionar de este nuevo derecho que pocas personas conocemos, el derecho humano a la Movilidad. 

2 thoughts on “La movilidad como Derecho Humano universal”

  1. Adriana says:

    Esta genial el articulo. Reciba un cordial saludo.

    1. Mapasin says:

      Gracias por leernos Adriana!!! Te invitamos a seguir nuestras publicaciones

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares