La dimensión humana – Jan Gehl

La dimensión humana – Jan Gehl

En esta ocasión queremos presentarte un poco del famoso y exitoso libro del arquitecto Jan Gehl “Ciudades para la Gente” publicado en 2014. Es un libro importante y trascendental ya que presenta información técnica sobre el espacio público de una manera didáctica, llamativa y sencilla. Además de ser una propuesta metodológica para el estudio y ejecución de proyectos urbanos que sean exitosos para las personas y por tanto para sus ciudades.

Con la intención de generar en ti el interés de adentrarte a esta lectura, hemos decidido iniciar una pequeña serie en donde te presentaremos de manera sencilla y sintética el contenido de cada uno de los capítulos de este interesante libro.

Puede interesarte: Guía para mejorar la vida pública de las ciudades por Gehl Institute y Jan Gehl.

 

Comencemos por hablar de la escala humana.

Según Jan Gehl, el éxito del espacio público dependerá de la escala en el que este sea proyectado. Es decir; si el espacio posee un diseño urbano arquitectónico que considere las dimensiones humanas, entonces las personas se sentirán cómodas usándolo, lo usarán de manera cotidiana y por tanto será exitoso.

Laescalahumana-jangehl

Han pasado poco más de cinco décadas desde que la periodista Jane Jacobs 1961, publicó su emblemático libro Muerte y vida de las grandes ciudades, en ese escrito, la autora señala cómo el aumento masivo del automóvil y la ideología urbanística del Movimiento Moderno, que separaba los usos dentro de las ciudades y enfatizaba la construcción de edificios exentos, terminarían por destruir el espacio y la vida urbana, dando como resultado ciudades sin gente ni actividades.

El tráfico automotor estaba anulando cualquier vestigio de vida urbana que aún sobrevivía dentro del espacio de la ciudad.

 

Espacio público a escala del automóvil.

Se dice que un espacio posee la escala de los vehículos automotores cuando está diseñado en función única y exclusivamente de las necesidades del auto. Por ejemplo, los vehículos poseen la capacidad de circular de forma mucho más rápida que las personas; al circular más rápido se pierden los detalles, ya que nuestros ojos no poseen la capacidad de captar detalles toda vez que se ha rebasado cierta velocidad.

Entonces, en primera instancia, una de las características de los espacios públicos a escala del auto es la falta de detalles visuales. Otra de las características importantes de este tipo de espacios, son las grandes distancias, esto sucede una vez más debido a la capacidad del vehículo de recorrer mayores distancias en comparación de las personas. Esto genera que se proyecten espacios como si únicamente el vehículo fuese a transitar y cuando un peatón hace uso de él, no desea volver ya que se encuentra con un escenario con inexistencia de detalles y con largar distancias, algo así como un “limbo urbano”.

La escala humana Gehl

 

Las personas (el usuario maltratado).

Una característica común a casi todas las ciudades del mundo —independientemente de su ubicación, condición económica y estado de desarrollo—es que las personas que aún continúan usando el espacio público han sido bastante maltratadas.

Los obstáculos urbanos, el ruido, la polución, la poca cantidad de espacio destinado a la interacción social, el riesgo de accidente y condiciones de uso casi siempre deplorables son el panorama general con el que deben enfrentarse los usuarios en la gran mayoría de las ciudades.

Escala humana Gehl

También puede ser de tu interés: La deshumanización de la ciudad.

 

¿Y ahora qué hacemos?

A lo largo de las últimas décadas, numerosas ciudades del mundo vienen trabajando en pro de revitalizar la vida urbana y mejorar las condiciones de circulación para los peatones al no darle prioridad en su gestión al transporte automotor.

Las urbes han crecido velozmente y la expansión urbana, de ahora en adelante, solo se acelerará. Poner las necesidades de la población que usa y vive en las ciudades por delante de todo, es una tarea primordial de cara al futuro.

También es necesario reforzar la función social del espacio público como un lugar de encuentro, una herramienta vital en pro de lograr una sociedad sostenible y una comunidad abierta y democrática.

Incrementar el bienestar de los peatones y de los ciclistas es un paso fundamental para lograr estos cuatro objetivos principales: vitalidad, seguridad, sostenibilidad y salubridad.

Las posibilidades de lograr una ciudad vital aumentan cuando se logra convencer a una mayor cantidad de gente de que camine, use una bicicleta y resida dentro de la porción urbana de una ciudad.

Escala Humana Jan Gehl

En resumen, el interés por una dimensión humana dentro del planeamiento es el reflejo de que existe una demanda por mejor calidad urbana. Se pueden establecer conexiones directas entre las mejoras espaciales y su papel en lograr ciudades vitales, sanas, seguras y sostenibles.

 

Tal vez puede ser de tu interés: Líneas de deseo peatonal y su importancia en el diseño urbano.

 


Gloria Morales

Autora: Gloria Morales. Licenciada en Arquitectura por la Universidad Autónoma de Sinaloa. Maestra en Arquitectura y Urbanismo por la Universidad Autónoma de Sinaloa. Profesora e investigadora en temas urbanos. Actualmente doctoranda en Geografía por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares